Tue. Nov 30th, 2021

Como hiciera hace unos días el equipo femenino de Estados Unidos, Serbia se apresta desde hoy en la ciudad de Ruza, a unos 100 kilómetros de Moscú, a defender su título de campeón de la World League, la segunda gran competición del año en importancia tras los Mundiales de Budapest. Serbia, en caso de victoria, lograría así su quinto triunfo consecutivo, ya que no conoce la derrota en este evento desde 2013, cuando esa edición se disputó por última vez en Rusia, concretamente en Chelyabinsk.

Serbia forma parte del grupo A de la competición. Debutará hoy ante la selección de Kazajistán para luego medirse con Italia y con Estados Unidos. En el grupo B jugarán Croacia, Rusia, Australia y Japón. Croacia, actual subcampeona olímpica, ha de comenzar en esta primera jornada el torneo enfrentándose a los japoneses en su encuentro más fácil.

El equipo de Dejan Savic (foto) es es el gran dominador de la World League, certamen que empezó a disputarse en 2002. En aquella edición, celebrada en Patras, el triunfo sonrió a Rusia mientras que España logró el subcampeonato y Hungría fue tercera. Este año se celebra ya la 16ª edición de la World League, que ha visto el triunfo de los serbios en ocho ocasiones. Los otros campeones han sido Rusia, Hungría (dos), Serbia-Montenegro (dos), Croacia y Montenegro.

El podio olímpico de Río de Janeiro se ha dado cita en esta competición, que ha de servir de preparación de cara a los Campeonatos del mundo del mes próximo en Budapest. Serbia conquistó el oro en 2016, Croacia el plata e Italia el bronce. El podio que no está aquí completo es el de la World League de 2016 que se disputó en Hoizhou ya que Grecia, entonces medalla de bronce, no se ha clasificado para esta Súper Final.

De los participantes, únicamente Croacia, con un baja importante tras la lesión hace unos días de Sandro Sukno, y Rusia poseen este título en sus vitrinas, además lógicamente de Serbia. Se da la circunstancia de que todos los campeones de la World League son europeos, dato que confirma la enorme superioridad del waterpolo del viejo continente en la escena internacional.

La selección española tampoco disputa este año la World League. Además de la medalla de plata de hace 15 años, el equipo ostenta otros dos subcampeonatos: el de 2006, en Atenas, y el más reciente de 2012, en Almaty.