Noticias

España se deja el oro en la tanda de penaltis ante una Serbia que hace historia

Serbia se ha proclamado esta noche campeona de Europa en categoría masculina en la Picornell tras vencer a España 12-10 en la tanda de penaltis del último partido de los Campeonatos de Europa de waterpolo Barcelona 2018. La selección favorita ha hecho honor a esa condición y ha logrado su cuarto título de campeón consecutivo en una racha sólo superada por las cinco victorias seguidas que obtuvo Hungría entre 1926 y 1938.

Pese a intentarlo durante todo el encuentro, la selección española, que ha mandado en el partido hasta el descanso (4-3) y ha llegado a estar 5-3 en el tercer parcial, ha sido víctima de un equipo extraordinario que está marcando una etapa en el waterpolo mundial. Ahora mismo es la campeona olímpica y titular europea y salvo la derrota el pasado verano en los Mundiales de Budapest alineó nueve títulos consecutivos en los grandes torneos entre la World League de 2014 y la de 2017.

El partido de la selección española se recordará durante mucho tiempo. Y no faltará quien evoque la final de los Juegos Olímpicos de 1992, en esta misma piscina, que concluyeron de la misma manera cuando la selección liderada entonces por Manel Estiarte cayó en la tercera prórroga frente a la de Italia.

Con 11 de los 13 jugadores que presentó en los Juegos Olímpicos de Río (las novedades son Nemanja Vico y Viktor Rasovic), el equipo del legendario Dejan Pesic ha sido el mejor en Barcelona 2018, con seis partidos y seis victorias. Serbia no se baja del podio europeo, con la salvedad de 1999, desde 1997, hace 21 años.

Tampoco ha sido sorprendente que la gran estrella de la final haya sido Filip Filipovic, que alcanza el “gotha” del waterpolo continental con una proeza jamás vista: ha ganado su sexto título de campeón de Europa.

Los parciales han sido 1-0, 3-3, 2-3, 1-1. El partido ha concluido con empate a siete tras la igualad lograda por Blai Mallarach a cuatro minutos del final. Pero han sido los lanzamientos de penalti los que han impedido un triunfo español más que merecido. Serbia, es verdad, no ha fallado ninguno de sus lanzamientos demostrando su increíble arsenal de grandes tiradores.

Por España, cosas del destino, ha sido Fran Fernández, el autor del gol decisivo ante Italia que abrió las puertas de la final, quien ha estrellado su penalti n el poste y con él las esperanzas de triunfo.

En el podio, junto a los tres mejores equipos, Serbia, España y Croacia, han comparecido el MVP del torneo, el serbio Filip Filipovic, el máximo goleador, el griego Ioannis Fountoulis  y el mejor portero, el español Dani López Pinedo.