Bea Ortiz: “El nivel del waterpolo aquí es brutal”

La sensación de la élite del waterpolo español de las dos últimas temporadas se inició en el deporte como gimnasta, pero gracias a que su hermano había preferido probar en el waterpolo, este deporte pudo aprovechar las dotes, el entusiasmo y el talento de Bea Ortiz, que a los 9 años ya se olvidó de la tarima y la cambió por la piscina. El año pasado fue la MVP de la liga española y en el verano se convirtió en una de las piezas claves de la selección en los Mundiales de Budapest.

La temporada de los Campeonatos de Europa de waterpolo Barcelona 2018 no ha podido empezar mejor para la jugadora de Rubí, que dio un paso trascendental hace un año al fichar por el Astralpool CN Sabadell. “Hemos empezado muy bien este año –recalca Bea-. Ya hemos logrado dos victorias, en la Copa Catalunya y en la Supercopa española. Y tenemos muchas ganas de seguir así. Como el año pasado, vamos a ir a por todas”.

Estudiante de comunicación audiovisual, Ortiz se plantea para esta campaña dos objetivos diferentes, uno con su club, con el que sueña nuevamente con llegar a la Final Four (fueron terceras en la última edición), y otro con la selección, con la que aspirará a todo en Barcelona 2018.

“Nos quedamos chafadas, con la espina de ser campeonas en Budapest. Pero hay que mirar hacia delante. Los europeos en la Picornell son un objetivo todavía más alto pues se van a disputar en casa y al lado de tu gente. No podemos fallar”, explica la cuarta mejor goleadora de la última liga (58 goles), a la que no asusta el que les adjudiquen el papel de favoritas en la Picornell: “Puede que seamos las favoritas a tenor de los resultados del Mundial de Budapest, pero hay muchos equipos fuertes y al mismo nivel que el nuestro. Eso hará que la competición esté muy igualada. Hay que tener presente a muchos otros equipos ya que el nivel general en Europa es excelente”.

La herida sufrida en la final de Budapest ante la selección de Estados Unidos todavía no ha cicatrizado y Bea pone en valor aquella medalla de plata: “Es verdad que perdimos el partido decisivo, pero frente a la mejor selección, Estados Unidos. Creo que se hizo un muy buen campeonato y, además, un gran año en el que tuvimos que superar otros problemas como las bajas de última hora en la selección. Acabamos muy contentas.  Y estamos muy orgullosas de lo conseguido”.

La jugadora del Astralpool CN Sabadell está de acuerdo en hablar de “la edad de oro del waterpolo femenino en España” y apunta que “el nivel ahora mismo aquí es brutal y nos mantendrá muchos años en lo más alto gracias a las chicas que están pidiendo paso detrás de nosotras”.

Aunque sigue sin creerse una súper figura del waterpolo a sus 22 años, Bea agradece lo mucho que aprende de sus compañeras y el progreso que ha podido lograr con los entrenadores que ha tenido. Siempre piensa en colectivo, en plural, y eso la convierte en una de las estrellas mejor consideradas tanto en su club como en el seno de la selección.

Y vuelve a pensar en la World League y en la nueva competición de selecciones, la Europa Cup, antesala de lo que será Barcelona 2018. “Me hace muchísima ilusión jugar en la Picornell –insiste-. Creo que habrá un ambiente espectacular, como en 2013, y soy muy afortunada de poder revivirlo”.