Anni Espar: “Tengo muchas ganar de vivirlo y disfrutarlo, de ir a por todas y ganar”

Anni Espar es posiblemente la más polifacética de las jugadoras de waterpolo españolas. Este año se ha permitido el lujo de proclamarse la máxima goleadora de la liga Iberdrola con 77 goles. A sus 25 años, es una fija de la selección que ha vivido la época dorada del waterpolo femenino desde los Juegos Olímpicos de Londres hasta la fecha. Ahora sueña con repetir el éxito de los Mundiales de Barcelona en la Picornell.

“Ganar nunca cansa”, explica refiriéndose al nuevo triunfo de su equipo, el Astralpool CN Sabadell, en el play-off de liga. Pero inmediatamente añade que ningún triunfo es fácil de conseguir: “Puede parecer que es sencillo, pero no lo es. En la final los partidos fueron muy intensos y el CN Sant Andreu nos planteó dificultades, y no sólo en la final sino durante todo el campeonato”.

Con su equipo, Espar sólo ha perdido un encuentro en todo el ejercicio, el de la final de la Champions en Kirishi: “Da mucha rabia haber perdido ese partido, pero no siempre se puede ganar. También aprendemos de las derrotas. Toca seguir trabajando para que el año que viene no perdamos ningún partido”. Recordando aquella final, la crack del waterpolo español no oculta sus dudas sobre el arbitraje , “que ya sabíamos de antemano que lo tendríamos en contra” y cree que en otro lugar “el resultado podría haber sido distinto, aunque nunca se sabe”.

Espar, que en la selección tendrá su lado a su hermana Clara -juega en el CE Mediterrani-, no concede demasiada importancia al hecho de ser la mejor goleadora del momento, ya que “lo importante es el trabajo del grupo”. “Tendrás un entrenador que dirija de una manera u otra –añade en referencia a la llegada este año de David Palma al Astralpool CN Sabadell-, pero el trabajo y la ilusión es nuestra”.

Ahora ya mira casi en exclusiva hacia la Picornell y hacia Barcelona 2018. “Llegaremos en plenitud, a tope –asegura-. Estamos deseando volver a jugar allí, sobre todo las que pudimos estar en la victoria de 2013. Jugar en casa te motiva especialmente. Tengo muchas ganar de vivirlo y disfrutarlo, de ir a por todas y ganar”.

Observa que “no está mal el grupo de Barcelona 2018”, y se alegra de debutar frente a una potencia como Hungría con la que se han enfrentado en cuatro ocasiones este año, con un balance de tres derrotas y una victoria. “A mí me gusta empezar con un equipo fuerte –afirma-. Hay que estar a tope desde el inicio y pensar en ser primeras, no en el cruce. En Río, hace dos años, queríamos que nos tocara Rusia en el cruce y así nos fue. El cruce de cuartos es importante, pero es más la semifinal y la final”.

En la selección también se reproduce el “buenrollismo” de su club. Anni está convencida de que “sin ese ambiente de camaradería que hay no tendríamos los éxitos que tenemos”. Y por eso quiere constatar que no se mueve de Sabadell. “No hablo del futuro porque nunca se sabe, pero estoy bien aquí y ahora no hay que pensar en otra cosa”, apostilla.